Bodegas Vega Sicilia

Bodegas Vega Sicilia

El nombre de Bodegas Vega Sicilia es ya un mito, es mucho más que una bodega. Es sinónimo de prestigio, de saber hacer, de deseo. Toda esta leyenda comenzó a fraguarse cuando los primeros propietarios lo distribuían solo entre los amigos Bodegas Vega Sicilia. La historia comienza en 1848, cuando el marqués de Valbuena vende su finca de 2.000 hectáreas al vasco Toribio Lecanda. Sin embargo, la bodega, como tal, es fundada por el ingeniero Eloy Lecanda, que eligió por ser el primogénito de la familia estas fincas, ubicadas en la localidad vallisoletana de Valbuena de Duero Bodegas Vega Sicilia, porque estaba convencido de que daban beneficio seguro. Sus hermanos recibieron posesiones en Bodegas Vega Sicilia Santander y Bilbao.

La explotación agraria de Bodegas Vega Sicilia comprendía unas 260 hectáreas, de las cuales una parte importante se dedicacba a viñedo. Y fue en 1864 cuando en una finca, hasta entonces ganadera y destinada al cultivo del cereal, se levantó la bodega. Es una época de revolución vinícola, Bodegas Vega Sicilia influenciada por el nacimiento de los grandes châteaux franceses, donde se desarrollan innovadoras prácticas de elaboración. Bodegas Vega Sicilia Los Lecanda comienzan a plantar variedades francesas combinadas con las locales garnacha y tinto aragonés. Es el comienzo de una nueva manera de entender los vinos que, Bodegas Vega Sicilia, poco a poco, se va alejando de las producciones que se elaboraban en España Bodegas Vega Sicilia.

Bodegas Vega Sicilia

Además de vino, Bodegas Vega Sicilia la finca prepara aguardientes y brandy, que destina a exportación. Es tal su reconocimiento que en 1876, el brandy recibe un certificado de calidad en Filadelfia (EE UU), y se convierte en proveedor de la Casa Real Bodegas Vega Sicilia. Antes de que acabe el siglo, la finca de los Lecanda luce esplendorosa (el conjunto abarca 22 casas, con viviendas, talleres y almacenes, además de las 245 hectáreas donde hay plantadas 350.000 cepas) Bodegas Vega SiciliaEl ingeniero vasco Eloy Lecanda eligió como primogénito las tierras que su acomodada familia tenía en Valbuena de Duero (Valladolid), ya que estaba convencido de que darían beneficio seguro Bodegas Vega Sicilia. Sus hermanos prefirieron fincas en Santander y Bilbao.

Comienza el reconocimiento por el brandy que elaboran y que recibe un certificado de calidad en Filadelfia (Estados Unidos) Bodegas Vega Sicilia, además se convierte se en proveedor de la Casa Real. La finca está en su esplendor. Los Lecanda venden el 83,15% de la finca a los Herrero. Antonio Herrero Vázquez se hizo con toda la Bodegas Vega Sicilia, que unos años más tarde, cuando la filoxera azotó La Rioja, alquiló por diez años al empresario vasco Cosme Palacio y Bermejillo, fundador de la Cámara de Comercio de Bilbao, que elaboraba vino en Laguardia, y que necesitaba seguir atendiendo los pedidos de su vino riojano Bodegas Vega Sicilia.

Bodegas Vega Sicilia

Llega a la Bodegas Vega Sicilia otra persona determinante para el futuro de Vega Sicilia, tanto en la manera de entender la bodega como en la elaboración del vino, Domingo de Garramiola Bodegas Vega Sicilia, conocido como Txomin y bautizado el mago. Era el bodeguero de confianza de Cosme Palacio Bodegas Vega Sicilia.

Sin embargo, los hijos de Eloy Bodegas Vega Sicilia, acostumbrados a una vida acomodada, no sienten la misma inclinación por los negocios que su abuelo y su padre, lo que no favoreció la administración de la finca en los siguientes años. Las deudas aumentaron Bodegas Vega Sicilia y en 1888 entraron en escena unos nuevos accionistas:los Herrero. El 83,15%de la finca Vega Sicilia pasa a manos de Antonio Herrero Vázquez. El resto de la propiedad continuó en manos de los hijos de Eloy Lecanda. Dos años más tarde, el nuevo propietario, padre de tres hijos, Bodegas Vega Sicilia se hace con toda la bodega.

Bodegas Vega Sicilia

Enseguida aparece en el paisaje vallisoletano Bodegas Vega Sicilia un nuevo personaje:el empresario vasco Cosme Palacio y Bermejillo, fundador de la Cámara de Comercio de Bilbao, con bodega en Laguardia (La Rioja). Esta zona sufrió la filoxera (antes que en Valladolid), parásito de la vid, justo en un momento de bonanza en su negocio, con pedidos que atender. Por ello ofreció a los hijos de Antonio Herrero, Bodegas Vega Sicilia desde 1901, el alquiler de la bodega por un periodo de diez años. Ya andado el siglo XX, Vega Sicilia pasa a manos de los tres hijos varones de Herrero, que continuaron arrendando la bodega a los hermanos Palacio, con el nombre de Hijos de Antonio Herrero. En 1905 entra en juego otra persona determinante para el futuro de Vega Sicilia, tanto en la manera de entender la bodega como en la elaboración del vino:Domingo de Garramiola, Bodegas Vega Sicilia alías Txomin y conocido como como el mago. Este es el bodeguero de confianza de los Palacio en Laguardia, que llega a la finca vallisoletana para seguir elaborando sus vinos riojanos. Será el encargado de dar los primeros pasos para el nacimiento del mito Bodegas Vega Sicilia.